martes, 19 de septiembre de 2017

Hace un año que soy mamá

Parece mentira pero sí, ha pasado un año, el mejor año de toda mi vida.

Hace tan solo unos pocos días celebré el primer cumpleaños de Baby E, fue un día precioso, inolvidable, muy, muy especial. Y es que hay ocasiones, en la cuales, todavía la miro y no me creo que sea verdad, que sea mía, que el mayor sueño de toda mi vida se hiciera realidad de la más maravillosa de las maneras, porque ella lo es, maravillosa y perfecta. 

Las palabras que le dediqué el día 13, su cumpleaños, creo que definen perfectamente lo que siento. Fueron estas:

"Hoy hace un año que llegaste a mi vida. Un año que me diste la vida tú a mi y no sólo al revés. Tenerte fue la mejor decisión que tomé jamás, porque siempre te esperé, siempre fuiste parte de mi.
Supe que venías hace años, sólo tenía que encontrarte, luchar por ti, soñarte, imaginarte... tantas veces pronuncié tu nombre sin saber que eras real que todavía te miro y creo seguir soñando.
Gracias mi vida por elegirme, por permitirme ser tu mamá. Has llenado mi vida en todos los sentidos, me has enseñado lo que significa amar como jamás imaginé poder hacerlo. 
Ahora todo tiene sentido, porque yo llegué a este mundo para tenerte, para quererte, para verte crecer y hacer de ti lo mejor de mi.


Feliz primer cumpleaños mi vida, te quiero más que a nada en este mundo."

No me creo me haya pasado ya un año, literalmente ha volado. Nunca había sentido que los meses pasaran tan rápido. Los primeros meses fueron duritos, pero como todo lo que sucede, altamente recompensado. Me costó (tardó 5 días en engancharse y lloré muchísimo por ello...) pero conseguí darle pecho, a día de hoy llevamos ya un año de Lactancia Materna (LM) y pude estar los primeros 6 meses con Lactancia Materna Exclusiva (LME), lo que más deseaba. No tengo ninguna intención, por ahora, de dejar de darle pecho, me encanta hacerlo, y aunque llevo un año sin dormir, me gratifica demasiado y a ella ni os cuento.

Me incorporé al trabajo cuando mi niña tenía 6 meses. Tuve que solicitar el permiso maternal, más la acumulación de las horas de lactancia y un par de meses de vacaciones que me debían para poder hacerlo, manda narices. Es triste que con tan poco tiempo encima me tuviera que sentir afortunada por haber podido estar 6 meses con ella y con LME. A mi me costó mucho separarme y volver a trabajar, ella lo ha llevado mejor. Aún con esas, me vi en la obligación de pedir una reducción de jornada. Estando yo sola, y con mis turnos (soy sanitaria y tengo turno rodado, mañana, tardes y noches) era muy complicado. Me cuesta, porque una reducción de jornada implica una reducción salarial, pero no tengo otra.

Cada día estoy más feliz de haber dado este maravilloso paso. Ser MSPE (Madre Soltera/sola Por Elección) tiene su parte dura, pero es lo mejor que he hecho en la vida. Recuerdo los primeros días de vida de Baby E, el agotamiento y el sueño me hacían a veces llorar, pensaba en si me había equivocado, si iba a poder ser una buena mamá para ella... ¡malditas hormonas!, me hicieron polvo. Lloraba y me reía al mismo tiempo, porque sabía que todo ese cóctel de sentimientos que llevaba dentro eran fruto de ello. Ahora lo recuerdo con ternura, pero lloré lo más grande. Sus primeros meses eran de brazo continuo, ¡y de pie!, tenía la espalda destrozadita y un cansancio como nunca en mi vida. A veces me sentía mal quejándome, era como "a ver, tanto tiempo luchando, por fin lo he conseguido, y ¿ahora me quejo?" Pues sí, ¿por qué está mal visto hablar de una maternidad real?, que nos sintamos agotadas y lo expresemos no es sinónimo de no ser felices, ¡al contrario! Soy feliz como jamás en mi vida pensé que podría llegar a serlo, pero hay momentos difíciles. Yo me pongo de los nervios cuando veo esas fotos de mamás que parecen top models y que quieren reflejar que todo es paz, calma y serenidad, ¡ja!. La maternidad es maravillosa, pero tiene momentos durillos. No se es peor persona ni menos madre por admitirlo. Y repito: ser mamá es lo mejor que he hecho en mi vida y sé que es imposible ser más feliz de lo que lo soy ahora mismo.

Estoy total y absolutamente enamorada de mi hija. Es preciosa, pero bonita de verdad. Es simpática, graciosa, cariñosa, expresiva y perfecta. Dormir con ella es lo mejor del mundo, porque mi niña ni ha estrenado su cuna, dormimos juntas desde el día que nació y no hay cosa que más me guste que sentirla, olerla, escucharla y acariciarla mientras duerme. Somos un equipo, el mejor de todos.

Mientras seguía con mi lucha, leí muchas veces que cuando consigues ser mamá todo se olvida. No es cierto. Yo no olvido ni una sola de mis lágrimas, de ese dolor inexplicable, de esa impotencia, de esa rabia, de ese miedo descomunal a no conseguirlo... Es imposible olvidar. Simplemente ahora pienso que todo ocurrió por algo, que era ella la que tenía que llegar y en ese momento. No se olvida, pero resulta siendo altamente recompensado.  Tampoco olvido a mis compañeras de lucha, muchas también lo han conseguido pero otras siguen en el camino, y cada día las leo, escucho y deseo de todo corazón que lleguen a su meta. 

Dejé de escribir por aquí porque no me daba la vida para ello, pero nunca dejé las redes sociales. He seguido y sigo estando tanto por Twitter como por Instagram, cerca de muchas de vosotras y ahí seguiré estando. Tengo muchísimo cariño a todas vosotras, las que seguistéis paso a paso este largo camino y a las que habéis ido descubriendo mi historia después. Os llevo en el corazón.

Y a ti, hija mía, Feliz Cumpleaños de nuevo. Gracias por haberme convertido en la mamá más feliz del mundo. Te quiero más que a nada en este mundo, mi vida.

2 comentarios:

  1. Qué alegría volver a leerte! Entiendo que no hayas tenido nada de tiempo. Yo, después de que naciera bebé pingüino, tardé 6 meses en retomar el blog y ahora escribo a duras penas porque tampoco me da la vida.
    El primer párrafo después de la dedicatoria de mi hija es tal cual nos pasa a nosotros, LME hasta los 6 meses y aún seguimos con ella. Tampoco tengo intención de dejarla hasta que él decida.
    En cuanto al sentimiento de dolor... Es cierto, no se olvida. Pero a mí me gusta recordarlo porque todo ello me llevó a mi hijo y aunque fue largo y duro admito que fue bonito!
    Espero que sigas escribiendo y contándonos más cositas!!!

    ResponderEliminar
  2. Feliz cumpleaños!!! parece que ha sido un buen año :) es duro, pero es verdad eso de que con una sonrisa te lo compensan todo!
    Me alegro mucho, equipazo ;)

    ResponderEliminar