domingo, 7 de agosto de 2016

Mi embarazo: Semanas 32, 33 y 34

Mucho me he retrasado en actualizar el blog, y eso que estoy más ociosa que nunca. A ver si consigo resumir las novedades de estas últimas semanas...

A veces me sabe mal quejarme, tanto tiempo intentando conseguir este embarazo y parece que ahora todo es malo... NO, no es así, pero idealizar un embarazo, en el sentido más físico como si todo fuera perfecto y maravilloso, me resulta poco menos que increíble. ADORO estar embarazada, en mi vida he sido más feliz y no concibo la vida sin sentir a mi niña, pero conforme avanzan las semanas sí, hay momentos incómodos. Eso sí, no lo cambio por nada. Dicho esto...

Ahora Baby E y con ello mi tripa, crecen muuy rápidamente. Hay días que me levanto, la miro y alucino. Es maravilloso. A ella la noto enorme, y se nota perfectamente el poco sitio que ya va teniendo para moverse. Esa famosa frases de "verás cuando te de en las costillas..." Pues sí. Le encanta clavarme los piececitos en tooodo el costillar y, a veces, ¡buff! Me duele un poquito, pero se me pasa cuando le toco el pie, ella lo nota y lo retira, ahí es cuando me muero de la risa. Es curioso, sigue siendo muy activa y hay veces que me hace polvo, pero no lo cambio por nada. Me mueve la tripa, la apepina, me mueve hasta la ropa y a mi me enamora a cada segundo más. Sigo comunicándome mucho con ella, hay veces que la llamo bien sea hablándole o tocándola y ahí aparece, contestando a todo eso que nota y escucha. No hay palabras, es indescriptible. 

Las noches comienzan a ser más complicadas. No recuerdo lo que era dormir bien. Ya he comentado varias veces mis problemas de insomnio, eso no ha variado, siempre hay una hora en la que me despierto y me mantiene mínimo dos con el ojo abierto. Ahora se le suma la postura, me canso antes y cada vez que cambio de lado, me despierto. Cuando consigo dormirme, me vuelvo a despertar porque tengo que ir al baño... Y así amanece y yo cada día soy más un buho. Es gracioso como la gente sigue diciendo lo de: "aprovecha para dormir ahora, que luego..." ¡Eso quisiera yo! Pero ya me he hecho a la idea de que el dormir se acabó, esto cada semana será más complicado y luego estará ella. Pero mira, me da igual. Sigue compensando todo. Aunque sí, estoy agotada y como encima no soy de hacer siesta, pues llevo unas ojeras que me llegan al suelo. 

El calor sigue siendo mi mayor enemigo. Y yo creí que lo de las embarazadas y el calor era una leyenda urbana... ¡JA! Puede conmigo. Son ya varias mañanas las que me ha producido hasta vómitos, me pongo malísima. Me voy abajo totalmente. Vivo pegada a mi ventilador y sudo, es increíble. Entre el calor, lo pesada que estoy ya y lo agotada por, entre otras cosa, no dormir, me muevo ya lo justo. La mejor posición es la de tumbada, con las piernas en alto. 

He terminado con las clases de pilates. Me ha dado mucha pena. Es de las mejores decisiones que tomé. He estado acudiendo a todas a las clases desde la semana 21 de embarazo y ha sido genial. No sólo por el ejercicio, que ha sido muy completo y específico de cara a prepararme para embarazo y parto, sino también por las charlas que nos han impartido. Ha sido mil veces mejor que la preparación al parto (clases que también he terminado) Ahora sigo haciendo ejercicio en casa, tanto en mi pelota de pilates como tumbada. El otro día fui a la piscina y, aunque pensaba ejercitar también un poco, con lo que aluciné fue con la sensación de flotar, de ligereza, ¡de no pesar nada! Me hubiera quedado dentro del agua todo el día. Que maravilla y que relajación. 

La espalda  siempre ha sido una de mis grandes enemigos. Tanto por la  escoliosis que tengo como por los esfuerzos físicos de mi trabajo siempre me ha dolido y mucho. Yo pensaba que durante el embarazo lo pasaría mal por ella, pero me he sorprendido. Es ahora cuando está comenzando a saludarme. Supongo que a partir de ahora será lo normal, carga mucho peso ya. Cuando me coge el dolor, se queda bien acomodado y me dificulta muchi lo de adquirir una buena postura. Voy haciendo los ejercicios que me enseñaron el pilates para recudir el dolor, pero cuesta. A ver si no va mucho a más... 

Como cada día menos. No tengo mucha sensación de hambre y, cuando como, me lleno muy rápido. Por el contrario, cada vez tengo más sed, no soy nada sin mi botella de agua, dice mi madre que es de lo mucho que "sudo y meo", me hace reír, pero que gran verdad. 

En nada entro en el noveno mes, parece increíble. La cuenta atrás está aquí y más que nunca. Pienso todavía en el parto como algo muy ajeno a mi, como un sueño, dios mío, ha costado tanto de conseguir.... No veo el momento de tenerla entre mis brazos, abrazarla, olerla, sentirla, comprobar que mi sueño realmente se ha cumplido. Pero sí, como dije al principio, también adoro estar embarazada, que no parezca lo contrario. Estoy totalmente acostumbrada a no sentirme sola, a que ella esté conmigo las 24h, a sentirla, disfrutarla. AMO mi barriga con todo mi corazón y se que, aunque tenerla a ella obviamente será incomparable e infinitamente mejor, voy a echar mucho de menos esta etapa. 

Esta semana comienzo con los monitores y on la matrona del hospital donde nacerá, también me verá el anestesista. Esto ya casi, casi está. Gracias mi vida por llegar a mi, por todo lo que me estás haciendo sentir. 

1 comentario:

  1. AY Q POCO QUEDA!un mesecito no?más o menos.y es normal q te quejes mujer!,esq es muy bonito pero donamos nuestro cuerpo en ello y eso se nota.lo de las costillas uff eso era lo peor porq no queda sitio y esq tu peque ya está colocada en esa posición y q no cambie!por lo q te leo estas disfrutando muchísimo y eso me encanta xq yo e tenido embarazos malos pero daba igual yo me sentí super especial igual q tu.a seguir así de bien preciosa!y para el calor Hazte con Flis Flis y agua todo el día!!jajajaja lo bueno q tu bb nacerá entre verano y otoño y es una época muy buena para q no se resfrío y q no muera de calor así q perfecto!!un saludo y te sigo Leyendo pronto

    ResponderEliminar