lunes, 18 de abril de 2016

Mi embarazo: Semanas 16, 17 y 18. ¡Ya noto a mi bebé!

Esta últimas semanas han sido un no parar de mil cosas, intentaré resumir porque he estado un poquito ausente.

Semana 16

Lo más importante de esta semana es que tuve revisión con la gine, todo perfecto. ¡La vi enoooorrme! como crecen en estas semanas. Me volvió a confirmar, esta vez ya seguro, seguro, que es una niña. hasta yo lo vi y no puedo ser más feliz. Me dio cita para la revisión y para  la eco doppler de las 20 semanas. Me pesó y nada, que seguía sin engordar, todavía no había recuperado el peso que tenía cuando me quedé embarazada, pero está bien y yo más tranquila. Mi tensión bajita, como siempre, cosa que también es bueno, tenerla alta es peligroso.

Fui también de nuevo a la Eco 4D, la chica quería reconfirmar oooootra vez que era un niña y así fue. ¡Y qué bonita es! Volver a verla en 4D tan prontito fue una pasada y ver los cambios que tiene con tan sólo una semana de diferencia fue alucinante. 

Esta semana tuve algunas mañanas complicadas, coincidió con que el tiempo estaba un poco tonto y eso agudiza mis migrañas. Sin ir más lejos, el día que íbamos en el bus hacia la 4D, comencé a sentirme mal y al bajar, en medio de la avenida más grande de mi ciudad me puse en plan niña del exorcista, madre mía que vomitona... 

Semana 17

En esta semana continué teniendo alguna mañana rara, pero nada importante. Hacia mitad de semana, comencé a notar unas molestias un poco más duraderas y fuertes de lo normal. Me explico, durante el embarazo se sienten pinchazos, incluso molestias como de regla, pero son aislados, de vez en cuando. Es normal, el útero va creciendo y pesando más y los ligamentos que lo sujetan tiran más de lo habitual. Pues esas molestias empezaron a ser más fuertes, incluso me hacían andar sujetándome a veces la tripa. El sábado por la mañana, me negué a hacerme la fuerte, porque basta que te de cosa ir a que te vean para que tengas algo y, aprovechando que mi hospital está en mi misma calle, me acerqué a urgencias. Y menos mal que lo hice.

En urgencias me pasaron enseguida, cosa que agradecí. Al explicarle al ginecólogo de guardia lo que me sucedía, lo primero que hizo fue pedirme una muestra de orina.Yo sospechaba que pudiera ser una infección de orina, algo muy común en el embarazo, pero me extrañaba que al ir al baño no sintiera dolor ni escozor. Fallo mío. Era infección de orina, lo que ocurre es que en las embarazadas no cursa igual, y esas molestias no se dan, ocurre lo que me pasaba a mi, esos pinchazos. Tras eso, me pasó a hacer una revisión, me miró el cuello del útero, que estaba bien cerrado y perfecto de tamaño y luego vimos a Baby E, que se movía con fuerza y su corazón galopaba. Yo al ver eso, ya me dio todo igual, madre mía que relax. Me mandó Zinnat, que es penicilina (no perjudicial para el embarazo) y me dijo que acudiera a revisión con mi gine habitual para ver si mejoraba. Debía beber mucha más agua también. Una infección de este tipo, puede pasar a los riñones si no se trata, hacer una pielonefretis y ¡buff!. Tras sólo dos días tomando la medicación (1 cada 12h), ya noté mejoría. Primera visita a urgencias (y espero que no hayan muchas más) superada. Que miedo se pasa.

Semana 18

Esta semana ha sido, sin duda alguna, la más especial de mi embarazo hasta ahora.

Comencé acudiendo a mi gine a revisión para ver como progresaba la infección de orina. Me mandó una analítica para confirmar que me haré ahora en la semana 19, una semana después de dejar el antibiótico. Volvimos a ver a Baby E y me miró de nuevo el cuello del útero para confirmar que no había dilatado ni nada. Todo perfecto.

Y lo más alucinante, noté a mi bebé por primera vez. Fue algo indescriptible. La primera vez fue debajo del ombligo, fue como si una pompa de jabón explotara, de una manera mágica y maravillosa, pero inconfundible. Era ella. A partir de ese momento comenzaron a ser como golpecitos, pero increíblemente claros y alucinantes. Desde ese momento, cada día la voy notando más y más. Justo en este instante en el cual escribo, lleva un festival de baile que me llena de amor. 

Comenzar a sentirla ha cambiado totalmente mi embarazo. Es, no sé como explicarlo... Hasta ese momento, sabes que estás embarazada, un test de embarazo y una beta te lo confirmaron, sientes los síntomas típicos, tu tripita crece y crece, ves a tu bebé en las ecos, la escuchas, pero cuando la sientes... Es como que tu cuerpo, cabeza y corazón dicen a la vez: "¡Si es verdad, estás ahí!" Y es mágico, Te relaja mucho también, porque entre eco y eco, sabes que está bien cuando la puedes ver o cuando te pones el doppler y la escuchas pero ahora, la noto todo el tiempo, y cuando pasa el rato dando pataditas sabes que todo va bien y una paz que no se puede describir se apodera de ti. Es la sensación más increíble que he sentido en toda mi vida.

Esta semana tuve también consulta y revisión con la matrona. Me pesó y, por fin, he comenzado a ganar peso. Con esta barrigota ya era normal. La tensión bajita de nuevo y luego pasamos a escuchar a Baby E y a medirme. Le llevé la última analítica que me hizo el hematólogo y todo perfecto. Todo genial. Siguiente revisión con ella a las 23 semanas.

     
     Voy a empezar ya a hacer ejercicio. Me he apuntado a clases de pilates. Son clases especiales para embarazadas, impartidas por una fisioterapeuta obstétrica y creo que es perfecto. La piscina la valoré, el yoga también, pero menos. Creo que a mi edad, esto me aportará lo que necesito para preparar mejor mi cuerpo. La otra ventaja es que el centro donde las imparten está también al lado de casa, y conforme el embarazo vaya avanzando sé que me será mucho más cómodo así.

En nada llegaré a la mitad de mi embarazo. Cada día soy más feliz. No me siento sola en ningún momento, ella está conmigo. Adoro tumbarme y sentir como se mueve, me da la vida. Esto es maravilloso. Ya he comenzado a prepararle cositas, su habitación ya va tomando forma y ya comienza a tener su pequeño fondo de armario. No me voy a volver loca comprando, me van a regalar muchas cosas (menos mal) y no quiero pecar de madre novata gastando demasiado en cosas que luego, quizá, ni utilice. Pero es que se te van los ojos... 

Gracias hija mía por, aún antes de haber nacido, hacerme la mujer más feliz de este mundo.



2 comentarios:

  1. El estar entre la semana 16 y 18 del embarazo, es cuando se empieza a poner mucho mas interesante, pues la pancita se empieza a notar más y la ropa ya no se puede utilizar... hay que salir a comprar nuevamente jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que da un giro todo. Es maravilloso!

      Eliminar