jueves, 24 de marzo de 2016

Mi embarazo: Semana 14

Esta semana ha sido muy tranquila. Comenzó haciéndome una analítica que me mandó el hematólogo hacer por estas fechas (soy muuuy puntual) a modo de revisión. Yo creo que ya me conocen de maravilla en el laboratorio, no ha habido mes desde... ¡ufff! o más, en el cual no haya ido a sacarme sangre una o dos veces (en ocasiones, incluso más) Como estamos en plena Semana Santa no me verá con los resultados hasta la semana que viene.

La semana pasada fueron las fiestas de donde vivo, cinco días que yo, todos los años, nunca perdonaba y disfrutaba pero este año, mi cuerpo me ha pedido relax hasta poniéndose de rodillas. Apenas he salido y cuando lo he hecho, no he tardado mucho en volver. Me encuentro muy bien, pero este cansancio me sigue haciendo polvo, doy dos pasos y ya estoy buscando donde poder sentarme.

Estos días han regresado un poco las nauseas, pero de forma totalmente controlada. He tenido y tengo alguna mañana más incómoda en ese sentido y alguna tarde también. No llego a vomitar, lo he hecho poco en lo que llevo de embarazo, pero sí que afectan y te hacen estar bastante incómoda.

El dolor de cabeza ha vuelto, he tenido varias migrañas, una fue de tres días y se me hizo, de nuevo, eterna. Pero sí han sido más leves y esta vez, el paracetamol me ha ayudado algo. Espero que si van a volver, sigan siendo así o mejor.

Tengo nuevo enemigo, lo lleva siendo desde hace unas semanas pero ahora ya comienza a ser malo, malo. Hablo de mi espalda, el dolor de espalda. Duermo muy mal, y creo que eso no ayuda. Me despierto mil veces para ir al baño y hace mucho que no descanso de forma continuada por las noches. Durante el día intento alternar el sentarme con tumbarme un poco, pero nada ayuda, es llegar la noche y comienza ese dolor que ya me dura lo que quiere. Creo que lo mejor será, aunque pueda parecer pronto, comenzar con ejercicios y cosas para intentar aliviarla, porque lo llevo francamente mal.

Pese a estas cosas, me siento bien, muy afortunada por el embarazo que estoy llevando. He leído a compañeras que lo han pasado francamente mal y yo, por suerte, creo que está siendo bueno. Sí, hay alguna cosilla, pero en general, no me puedo quejar.

1 comentario:

  1. Descansa lo que el cuerpo te pida y disfruta esta etapa todo lo que puedas! Un beso!

    ResponderEliminar