martes, 23 de febrero de 2016

Mi embarazo: Semanas 8, 9 y 10. Segunda ecografía.

Es una maravilla que estas primeras semanas hayan pasado tan rápido, mañana hago ya 11 semanas y cada día estoy más y más feliz, sobretodo al estar tan cerquita del segundo trimestre. He estado viviendo todo esto al máximo (y lo que me queda), pero no, no voy a dejar de escribir, siento el retraso pero voy a intentar resumir estas 3 últimas semanas.

Semana 8

Lo más destacable de esa semana fue mi primera visita a la matrona, el 5 de Febrero. Fueron muchas las veces que pasaba por delante de su puerta en mi ambulatorio y soñaba con estar ahí, ser una de esas futuras mamás que esperaban en esa sala y vivir todo eso. Y lo conseguí. La matrona me causó muy buena impresión, ya había escuchado hablar de ella y siempre son cosas buenas. Estuve casi una hora con ella, me hizo mil preguntas para mi historial, me pesó, me tomó la tensión y revisó la analítica que me había mandado mi gine privada. Hubo un factor, la TSH, que vió un poco elevado y me mandó otra analítica para confirmar. También me pidió hora para el tocólogo y para la eco doppler de las 12 semanas. Me consultó si iba a llevar el embarazo a través de la S.S. y le dije que tenía gine privada, pero que quería ir también a sus consultas. Obviamente no será bueno duplicar ciertas pruebas, así es que ya estoy descartando cosas, en breve explico porque. Por cierto, el momentazo en el cual me dio mi Cartilla de Embarazo, fue una pasada, mi "nuevo DNI", como dijo ella, ¡qué emoción!

Esa semana me encontré mucho más cansada, con mucho sueño. Yo que era de despertar pronto y levantarme, por las mañanas me cuesta la vida salir de la cama. Como si fuera a cámara lenta todo el día. Las náuseas también fueron un poco más molestas, pero ni mucho menos lo que imaginaba. Aún así, por la noche no falta el Cariban para conseguir llevar la mañana un poco mejor (su acción comienza a las 6-8 horas)

Semana 9

El día 11 de Febrero tuve de nuevo cita con mi gine privada. Lo más maravilloso es que volví a ver mi bebé, ¡qué grande! Es increíble el cambio que vi en sólo dos semanas, se veía perfecto, muuuucho más grande y formadito. Y su corazón... como cabalgaba mi campeón, música celestial. 

Le enseñé los resultados de las analíticas y coincidió con la matrona en lo de la TSH, directamente me mandó Eutirox 25. Me mandó ya para hacerme el screening del primer trimestre y la eco doppler de las 12 semanas también. Ahí está lo que os comentaba antes... Tengo la esperada eco del privado y de la SS el mismo día. Me la haré en el privado, es en ese hospital donde nacerá mi bebé y me da mucha más confianza. Hay cosas, como esta eco, que me da miedo hacer dos veces, quiero tomar los menos riesgos posibles. Me dijeron que llevara un DVD para poder grabar la eco, esta es muy importante, mucho más larga, y quiero tener ese recuerdo maravilloso. ¡Qué ganas de que llegue el día! Al pesarme, había perdido 1 kilo, cosa que no me extrañó porque la semana anterior pasé tres días horrorosos entre una migraña matadora con vómitos.

Esa semana fui a comprar mi primera ropa pre-mamá. Como os lo cuento. Tengo una tripa ya grandecita, lo suficiente para que ninguno de mis pantalones me cierre, todo me apretaba e incomodaba. Me compré uno pantalones vaqueros con canguro que llevo en la santa gloria, unos leggins con cangurito también y una camiseta. Cuando me los puse... casi se me sale el corazón del pecho. 

Semana 10

Hoy justo acabo esta semana, estoy de 10+6 semanas, mañana ya de 11 semanas. Que feliz soy... Las náuseas esta semana han estado más controladas, aunque he probado dos días a no tomarme el Caribán por la noche y uff!, mucho más pesada la mañana. Pese a todo no me puedo quejar, me encuentro mucho mejor de lo que esperaba encontrarme. Eso sí, el sueño y el cansancio pueden 
conmigo. 

Me he comprado el AngelSounds, el doppler fetal más famoso. Siempre pensé en tenerlo, poder escuchar el corazón de mi bebé cuando yo quisiera y ya lo tengo. Lo he probado a sabiendas de que podría ser pronto  o complicado de encontrar, pero después de un poquito, ahí estaba, mi nueva canción preferida: su corazón. Esto tranquiliza mucho, cuando todavía no notas a tu bebé, te comes mucho la cabeza y poder escucharlo te relaja muchísimo, aparte de que es algo maravilloso. 

En fin, que todo va muy bien, las semanas pasan, él crece y crece y yo comienzo a disfrutar de esta etapa al máximo. En una semana lo volveré a ver y sé que será mágico de nuevo, porque esa eco sé que es increíble. ¡Que llegue pronto!

1 comentario:

  1. Qué ganas de saber de ti! Me alegro de que todo vaya viento en popa... mil gracias por compartir esa etapa tan especial de tu vida!

    ResponderEliminar