jueves, 20 de agosto de 2015

Seguimos luchando

Tal y como me suele ocurrir cuando me llevo un palo gordo, necesito desaparecer un tiempo, Pero ya estoy aquí.

Sí, de nuevo han pasado muchas cosas y han habido cambios. 

Después de perder a mis dos embriones preciosos a los que, aunque no todo el mundo lo comprenda quise y sentí como pérdida, de nuevo me planteé cosas, entre ellas, de nuevo dudas con temas de clínica, ¡como no! 

Cuando mi gine me citó para hablar de lo que había ocurrido no me sentí bien, sentí que me querían sacar más dinero, así de sencillo. Esta clínica sabéis que me gustaba mucho, pero sí es cierto que me cobraban hasta por respirar, cobraban por cada consulta, por cada eco... cosa que en la otra jamás hicieron, las consultas era gratuitas y las ecografías me las cubría mi seguro privado. Pues bien, cuando acudí para ver que había podido suceder, lo primero que me dijo fue: "Uy que mal te veo! te vendría muy bien nuestra psicóloga, la primera consulta es gratuita". La primera. En ese momento comprendí porque la psicóloga (esa que yo creía tan maja) me había estado llamando durante la betaespera para "interesarse" por mi estado. Alucinante. Yo destrozada y para ellos era un negocio.

Me dijo de hacerme mil analíticas, trombofilias, genéticas... También una biopsia de endometrio. Bien, todo correcto. Pero en el momento en el que le preguntaba si lo cubría mi seguro, todo cambiaba. Fue todo frío, no me sentí nada bien, sólo quería irme y así hice, me agarré del brazo de mi madre y salí de allí. Toda la ilusión que tuve por ese lugar desapareció de repente.

Al salir, recordamos la otra clínica y me sentí mal. Creo sinceramente que cambié porque después de cuatro negativos algo me pedía buscar algo nuevo, pero si echaba la vista atrás, siempre me trataron de maravilla. Siempre fueron cercanos, cuando entraba por la puerta siempre me saludaban llamándome por mi nombre (eso se agradece mucho), en cada negativo fueron realmente cercanos y cariñosos conmigo, económicamente siempre me ayudaron dándome facilidades de pago, visitas gratuitas y, como dije antes, las pruebas las cubría mi seguro (que para algo lo pago) y sí, me resultaba familiar. Me sentí mal por haberme ido. Y sin pensarlo, ese mismo día, pedí cita y allí que volví, junto a mi madre (ya no me separo de ella).

No les mentí, les conté que necesitaba otra opinión y fui a otra clínica donde llegué a hacerme una transferencia por adopción de embriones que, por desgracia, no salió bien tampoco. Lo entendieron perfectamente, mi ginecóloga de siempre empatizó totalmente conmigo y fue todo apoyo. Hablamos de opciones y quedamos en que me haría las mismas analíticas que me pidieron en la otra clínica y que, antes de probar otra transferencia embrionaria, me haría una histeroscopia más un scratching de útero, algo que yo había pedido a la otra gine y su respuesta siempre fue como si escuchase llover... Siempre he escuchando hablar muy positivamente de ese procedimiento, donde se hace un "raspado" del endometrio y dicen que aumenta bastante su receptividad y la implantación, Genial, Le parecía estupendo que hubiera optado por la adopción de embriones, y me animaba a seguir con el mismo procedimiento. Y encima, aquí era mucho más económico.

Peeeero, sigo pagando el préstamo anterior. Esto es horrible. De nuevo parada por lo mismo. El dinero. Que duro es esto.

Así es que así estoy, ilusionada por que he vuelto "a casa", pero parada porque estoy más arruinada que nunca.

 A seguir luchando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario