lunes, 24 de agosto de 2015

Cuando los planes no salen bien, otra vez.

Esta es la semana en la que, en en teoría, debía empezar de nuevo. La ilusión y la esperanzar de un nuevo tratamiento iban a comenzar y con ello toda mi positividad. Pero no, como os comenté en la entrada anterior, no puede ser posible. 

Lo he intentado, pero no ha sido posible. Agradezco toda la ayuda, sé que ayudará al menos con la medicación cuando pueda comenzar de nuevo,  pero no ha podido ser. Yo lo entiendo, supongo que confié en algún tipo de milagro pero como duele, como duele esta impotencia...

Hoy fui a mi médico de cabecera. Hablamos de todo esto por milésima vez. Con impotencia me ha dicho: "ya sabes que si quieres, te puedo enviar a ginecología a ver si te hacen algún estudio de fertilidad pero para lo otro..." Gracias. Lo he escuchado varias veces. Todas las pruebas que me han hecho durante este año y pico han sido por lo privado y no estaría tan arruinada y rota si tuviera dudas sobre lo otro y no hubiera tenido que costearme cada tratamiento también. 

Esta semana mucha gente se enteró de mi historia, mucha gente que no tenía ni idea de todo lo que estoy intentando, de lo único que me importa desde hace tanto tiempo. Me he tenido que abrir y enseñarle al mundo lo único que me quedaba: mi intimidad. Lo tuve que hacer para pedir ayuda. Ha sido curioso ver como quienes más responden en estos casos son personas desconocidas. Por suerte hace mucho tiempo que la respuesta de las personas conocidas ante este tema no me afecta, afecta no tener nada de privacidad, pero cuando hay algo en tu vida por lo que luchar mucho más inportante y poderoso que todo eso, sinceramente, no importa, lo aparto. 

Hacer todo esto, a día de hoy, no ha servido de mucho como dije anteriormente. Hoy sólo siento vacío, tristeza. Me he levantado pensando en esos dos pequeñines que hoy deberían estar creciendo dentro de mi... Es horrible. No entiendo porque tiene que ser tan difícil, tan duro.  Ojalá alguien se de cuenta algún día y las cosas cambien. 

No sé como lo voy a hacer, mañana comenzaré un nuevo peregrinaje de consultas, ayudas... Sólo me queda esperar, por sexta vez, un milagro.  Un nuevo, definitivo y maravilloso milagro. 

3 comentarios:

  1. Un abrazo enorme, bien grande!! Espero y deseo que puedas hacer muy pronto el siguiente tratamiento. De corazon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, eso espero. ¡Un abrazoo!

      Eliminar
  2. me pasa lo mismo, se siente una impotencia muy grande por no poder siquiera intentar por falta de dinero, abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar