domingo, 12 de octubre de 2014

La impaciencia, esa mala compañera.

Hoy hace 10 días de la IAD y como soy toooonta, muy tonta, me hice un pipitest, algo que NUNCA hay que hacer antes de la fecha de la beta, porque te vuelves loca. Y eso me ha pasado a mi, ha dado negativo (obvio) y mi cabeza se ha disparado. 

Desde las molestias que comencé a sentir el otro día, como soy como soy, comencé a pensar en negativo, ya que me recuerdan a las que sentí la otra vez. El pecho también me duele menos y eso no ayuda. A todo esto se le suma algo más material que me hace polvo. Este es un proceso muy caro, llevo 3 estimulaciones (la medicación es carísima) y 2 IAD, mis pocos ahorros se han esfumado. Si esta vez vuelve a fallar, tendré que esperar para intentarlo de nuevo y eso me hunde. Aunque lo imaginara, nunca pensé lo duro que iba a ser esto. La vez anterior, como empecé de nuevo con otro ciclo, la ilusión volvió rápido pero ahora... ¡bufff!

Cuando intentas ser madre y hacerlo sola, la Seguridad Social no ayuda mucho y mi seguro médico directamente no lo cubre, el chorro de dinero que cuesta esto es impresionante. 

Sé de un par de personas que me estarán regañando mentalmente mientras leen esto ¡y con toda la razón del mundo!, tengo la beta el día 16 y debería dejar los test, los pensamientos negativos y todo esto (¿veis como os escucho??) pero es tan, tan difícil...

En fin, que espero que la próxima vez que me ponga a escribir sea con mejores noticias y ánimo. Quiero, necesito estar embarazada, más que ninguna otra cosa en la vida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario