sábado, 20 de septiembre de 2014

Comenzando mi viaje

Al comenzar este blog, un sueño invade mi cabeza, mi corazón y todo mi ser: Quiero ser madre.

Es así de sencillo, pero complicadísimo a la vez.

Tengo 39 años y hace cosa de un año (quizá un poco más) decidí dejar de esperar para conseguir lo que más deseo en esta vida: un hijo. Después de varias parejas fallidas, de no conocer a ningún hombre con el que realmente quisiera emprender este viaje, decidí ser madre soltera.
Para un hombre no hay edad para embarcarse en esta maravillosa aventura pero, por desgracia, para una mujer sí. Me vi con 38 años y entendí que era el momento. Los últimos años me había frenado el tema económico, supongo que eso les ocurre a muchas mujeres, pero cuando vi que el reloj no ponía freno, entendí que no podía esperar más. no quería llegar a los 50, sola, sin opción ya a ser madre y pensar que no tomé la decisión por miedo a no poder comprar un paquete de pañales (por ejemplo).
Y así comencé esta aventura.

Comencé poco a poco, preparando cosas que consideraba importantes. Volví a contratar un seguro médico privado (triste, pero tal y como están las cosas en sanidad, para mi es importante), dejé de fumar (a parte de los motivos evidentes, facilita la fecundación según tengo entendido), busqué información, clínicas, pensé, pensé y pensé en los mil contras de mi decisión, ya que los pros los tenía bastante claros y, cuando comenzó este año 2014, sólo me quedaba una cosa por hacer: hablar con mi madre.
Por motivos que no vienen al caso, actualmente vivo con mis padres y es un tema que me preocupó, más por ellos que por mi, evidentemente, pero conocer la opinión de mi madre, la persona más importante que tengo en la vida, sobre todo esto, era básico. Y reaccionó de 10, tan bien que me sorprendió. Vio los mismos "peros" que yo, hablamos mucho sobre ello, pero su apoyo fue fundamental para mi. Mi madre es la persona que más me conoce en el mundo, sabía, igual incluso antes que yo, que terminaría tomando esta decisión.
Y sin más, con ella como apoyo y poca gente más, inicié este viaje.
Iré contando todo por aquí, ese es mi propósito y espero, dentro de unos años, que mi hijo/a, pueda ver y entender lo que luché por tenerle. Porque le quiero sin haber llegado todavía mi y no se imagina el amor que recibirá cuando lo tenga entre mis brazos.
 Es sencillo, QUIERO SER MAMÁ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario